23/4/13

Celebramos Sant Jordi

Reacciones: 

Como os comentaba en el post que escribí la semana del día de los enamorados, Te quiero, i love you, ich liebe dich je. en Cataluña el día del amor por excelencia es Sant Jordi.

Sin duda alguna es una de las más famosas fiestas de Barcelona , una celebración que une el romanticismo y la cultura con el carácter festivo y alegra de las fiestas populares. Celebrada el 23 de abril de cada año, la fiesta de Sant Jordi en Barcelona es una ocasión extraordinaria para conocer la ciudad.

La tradición marca que cada 23 de abril los catalanes salgan a la calle en busca de dos preciados tesoros: un libro y una rosa. ¿El motivo? Conmemorar la muerte del patrono de Catalunya, Sant Jordi entregando rosas a las damas y celebrar el Día Internacional del Libro instituido por la UNESCO en 1996.

Durante este día, numerosas calles de Barcelona son inundadas por puestos de vendedores de libros y rosas. Los autores más populares (e incluso los noveles y prácticamente desconocidos) dedican varias horas de la jornada a firmar ejemplares. 

Lo habitual es que las parejas intercambien obsequios, como si se tratara de la celebración de los enamorados. 


Si quieres aprovechar al máximo la fiesta de Sant Jordi en Barcelona te sugiero te dirijas a la Plaza Catalunya. Desde allí, en todas direcciones, encontrarás distintos espacios donde se realizan eventos culturales. Algunos recintos, como el Palau de la Música, anuncian con anticipación coloquios con autores. La cadena de tiendas Fnac suele organizar firmas de libros de los autores más vendidos.  En otros lugares se preparan lecturas en voz alta en las que pueden participar todos los que lo deseen. Además, es común encontrar caminando por las ramblas a personalidades del medio artístico o deportivo que también aprovechan el día para comprar libros.


Actualmente, la festividad de Sant Jordi ha llegado a otros países, pero si puedes vivirla en Barcelona, seguramente será inolvidable.


Pero realmente ¿conocéis la historia de este noble?... allá que voy a contar una historia de caballero, princesa y dragón.





Según la tradición, la villa de Montblanc estaba siendo aterrorizada por un colosal dragón. 

La bestia se había instalado a las afueras del pueblo, infectando el aire y el agua con su aliento apestoso y causando estragos entre el ganado. 




En su búsqueda de alimento, cada vez se aproximaba más a las murallas, por lo que los vecinos tuvieron que buscar una forma de mantenerlo apartado.

Empezaron dándole de comer ovejas; cuando éstas se acabaron, siguieron con los bueyes, y luego con los caballos. 

Y por fin no tuvieron más remedio que sacrificar a los propios habitantes.Se metieron los nombres de todos en un puchero, también el del rey, y el de su hija la princesa, y cada día una mano inocente decidía quien moriría la mañana siguiente.

Y una tarde la escogida fue la princesa. 

Dicen unos que el rey lloró y suplicó a sus súbditos por la vida de su hija, pero que de nada le sirvió, ya que no era el único padre desconsolado. 

Cuentan otros que el rey entregó a su hija con valentía y entereza. Sea como fuere, la joven salió de las murallas y se dirigió hacia su triste destino.

Cuando el terrible dragón avanzaba hacia ella, surgió entre la bruma un hermoso caballero vestido de blanco sobre un caballo blanco que arremetió contra la bestia. 




El animal, herido, se sometió al caballero, que le ató al cuello un extremo del cinturón de la princesa.

La dama tomó el otro extremo del cinturón y, para pasmo de los pobladores de Montblanc, condujo al dragón como a un perrito hasta la puerta de la ciudad. 

Allí, a la vista de todos, el caballero remató a la bestia de un certero golpe de lanza.Dicen unos que el dragón se fundió y fue absorbido por la tierra. 


Cuentan otros que un gran charco de sangre se formó a los pies del caballero. 

Sea como fuere, en aquel mismo instante creció un rosal y de sus ramas brotaron rojas rosas.

Jordi, que es como se llamaba el caballero, obsequió a la princesa con una de esas rosas.




Semejante gesta hizo que el santo caballero alcanzase fama y popularidad durante la Edad media, y que fuera escogido patrón de la caballería y la nobleza.

Feliz día de Sant Jordi

Bea Cutrecasas
www.bea-mamadedos.blogspot.com

1 comentario:

  1. Je je je...bueno, ya te he dejado comentario en tu blog.je je je
    un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras